Diario

No hay mal que por bien no venga

Día 17.

Mientras me daba un largo paseo dominical por la Casa de Campo pasé junto a dos mujeres a caballo que daban descanso a sus animales después de un buen galope.
-¿Qué es de tu hija, ha encontrado ya trabajo?, pregunta una.
-No, pero ahora está tan contenta porque ha descubierto la filosofía dinámica.
-Pues enhorabuena, porque la mía cansada de mandar currículum se ha decidido a ir a NY a hacer un master.
-No estoy tan segura…
-¿Qué te preocupa?
-¿Tú crees que después de entusiasmarse con esa filosofía y esas dinámicas va a querer hacer un trabajo normal?
-Pues le montas un despacho, ahora están de moda esas cosas. Lo mismo haré yo cuando mi hija termine su master de coaching autocontrol.
Es evidente que el paro de los jóvenes es una oportunidad magnífica de realizarse. Para algunas personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *